Blog de termavi

¿NO SE, SI OS HA PASADO A VOSOTROS?.



¿No se si os ha pasado a vosotros?, que comentando con allegados y observando como está el ambiente en  la sociedad actual ¡lo alterados que estamos, cada vez más, todos a nivel general!, ¡y lo fácil que es alterarnos! (tengo un conocido que cuando hablamos de estos siempre me dice “¿yo?, ¡No!” y luego es todo lo contrario pero bueno).

Y observando veo como las alteraciones siempre se producen por la palabra, por el “te dije”, “me dijiste”, “entendí”, “entendiste” e incluso por la ausencia de ella “es que no me llamaste”, “no me wasapeas”, siendo siempre una provocación e interpretación verbal que hacemos a la exposición de otra persona.

De entrada nunca existe una alteración física, sino un malestar por las palabras; que básicamente se basan en como he sido educado, del grupo social que me rodea, de cómo yo interpreto las cosas en base a mi educación.

En la sociedad y en el momento actual, en el que cada vez estamos mas individualizados, aunque naveguemos por miles de redes y estemos conectados a otras tantas, cada vez estamos más solos y sin embargo las palabras son las que nos hieren, ¿será por la falta de costumbre de su uso?

Hace algún tiempo un profesor que tenía, me comentaba justamente este hecho, nuestros malestares están en las palabras y no nos damos cuenta que las palabras están vacías, las palabras son letras sueltas que se unen para darle cada uno el significado que le queramos dar dentro de un contexto y nuestro propio ambito.

El idioma, conjunto de símbolos que creo el hombre para entenderse, actualmente es  el hecho que nos separa, siendo el nexo de la discordia.

Y he ahí que es donde básicamente comienzan nuestros males, nuestros disgustos, nuestras interpretaciones mentales, en las divagaciones de un conjunto de células cerebrales que llamamos intelecto.

¡SI!, es el intelecto el que nos machaca y el que cada vez mas de forma racional, nos irracionalizamos y cada vez más nos “enfermamos” de “enfermedades” más raras y complejas. Es nuestra desvalorización intelectual, la que cada vez mas nos atrapa generando en nosotros grandes dudas y malestares.

La desconexión que existe entre cerebro, lengua y empatía, cada vez es más agudizada, creando abismos entre nosotros que se están volviendo insalvables, ¿Qué intereses puede haber en ésto?.

Si llegáramos a relativizar de verdad lo que interpretamos de lo que nos dicen y viceversa si llegáramos a pensar lo que decimos, las actitudes cotidianas serían más llevaderas y más sosegadas.

Dice un refrán: “no ofende quien quiere, sino quien puede”

Y ahí viene el reto ¿Y si hacemos, para que no puedan?.

Nuestro cuerpo seguro que nos lo agradecerá.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: